Pensamiento Del Día

¡Hasta que expire no quitaré de mi integridad! (Job 27:5.)

Imagínese que está mirando los planos de su futura casa. El diseño es práctico y funcional, y usted comienza a pensar en lo bien que vivirá allí su familia. Pero ¿qué debe hacer para que su sueño se haga realidad? Como es lógico, lo que tiene que hacer es construir la casa, mudarse a ella y conservarla en buen estado. Lo mismo sucede con la integridad. Todos sabemos que la integridad es muy importante y que nos beneficia a nosotros y a nuestras familias. Pero no basta con que tengamos el deseo de ser íntegros y leales a Dios; debemos esforzarnos por hacer realidad ese deseo. Construir una casa suele requerir mucho esfuerzo y dinero (Luc. 14:28, 29). Así mismo, construir una vida de integridad exige tiempo y esfuerzo, pero el resultado bien vale la pena.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s