Pensamiento Del Día

Jehová Dios les levantará a ustedes de entre sus hermanos un profeta semejante a (Hech. 3:22).

Veamos una profecía de Moisés que el apóstol Pedro aplicó a Jesucristo ante una muchedumbre de judíos que se encontraba en el templo. Esto tuvo lugar poco después del Pentecostés del año 33, cuando Pedro y Juan curaron a un mendigo que era inválido de nacimiento. Al verlo caminar, la gente se quedó maravillada, “casi fuera de sí” (Hech. 3:11). Entonces, Pedro les explicó que este milagro se debía al espíritu santo que Jehová le había otorgado mediante Jesucristo. Y a continuación citó el pasaje de las Escrituras Hebreas que leemos en el texto de hoy (Deu. 18:15, 18, 19). Esta profecía debió de sonarles bastante familiar a quienes estaban escuchando a Pedro. Como judíos que eran, tenían en alta estima a Moisés y esperaban con anhelo la llegada del profeta predicho, que sería mayor que Moisés (Deu. 34:10). En cierto sentido podía decirse que Moisés era un mesías, pues había sido ungido o escogido por Dios. Sin embargo, el futuro profeta no sería simplemente un mesías: sería el Mesías, “el Cristo de Dios, el Escogido” de Jehová (Luc. 23:35; Heb. 11:26).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en LA CARRERA QUE ESTA PUESTA DELANTE DE NOSOTROS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s